En el Retiro la que recita la poesía es ella

Esta instalación, realizada para la exposición retrospectiva de su obra presentada en el Palacio de Velásquez del Retiro en Madrid, constituye, junto a la subtitulada Fuego, el final del ciclo La que recita la poesía es ella. Al igual que en la pieza realizada en 1991 en Las Palmas de Gran Canaria, se basa en los efectos de la materialización de la luz a través del humo, pero en esta ocasión se recurre a un planteamiento más global, situando los focos de luz en el techo y teniendo como resultado una sensación envolvente.