El Rompido

2000. (…) durante un tiempo la fotocopia pinchada en la pared de mi estudio sólo era una imagen de ese lugar, pero su mensaje acaba por ser nítido y hago las dos grandes grietas del Carmen del Ivam. Soledad Sevilla   (…) y los ojos descubren entonces una grieta que es dos grietas enfrentadas, una grieta reflejo de otra grieta, aparente espejo que no refleja sino los detalles  clandestinos que se alojan en el mundo. E. de Diego